Desde el LAAAB impulsamos una COMUNIDAD DE INNOVACIÓN ABIERTA para crear una red en torno al ecosistema de participación de Aragón; todo ello con el objetivo de transformar la dirección de participación en un laboratorio de políticas públicas, que active procesos de cambio y apertura en la institución.

    A quien se une a esta Comunidad le hacemos 3 preguntas (nada fáciles, todo hay que decirlo) y que ¡¡os apetecerá leer!!…


    Cecilia Güemes

    1. ¿Qué papel debe tener la participación ciudadana en un contexto de posverdad y crisis de legitimidades?

    La participación ciudadana es un espacio para volver a vernos, a escucharnos y a encontrarnos; para reconstruir y generar la confianza social y la confianza institucional que apuntalan y refuerzan  la democracia y el desarrollo; para aportar conocimientos y saberes dispersos a proyectos colectivos y resolver con mayor eficacia las necesidades públicas; para controlar y dar seguimiento a las políticas e intervenciones públicas co-responsabilizándonos.

    1. ¿La participación y la transparencia son un fin o un medio? ¿Hay espacio entre la plena participación directa y la tecnocracia?

    Deberían ser un medio para reforzar la anémica legitimidad (apoyo, afecto, respeto) de la que gozan nuestras instituciones y mejorar la eficiencia (capacidad y ajuste de respuesta) y el alcance de nuestras políticas. Sin embargo, la transparencia y participación tienen externalidades positivas que van más allá del incremento de legitimidad y eficacia y pueden generar sociabilidades informales, desarrollar sentidos compartidos, reconstruir el dañado “nosotros”. Por esta razón, las experiencias de participación y transparencia deberían convertirse en fines además de medios de las políticas.

    El espacio entre una utópica participación directa que promete curar todos los males y una burocracia encerrada en una jaula de hierro, debe existir. Si no existe, debe inventarse.

    1. ¿Cómo debe funcionar un laboratorio ciudadano de innovación democrática? ¿Cuáles deberían ser sus principales funciones? ¿Y en el ámbito regional?

    El laboratorio ciudadano debería aspirar a ser un espacio de encuentro entre desiguales: gente con conocimientos diferentes, con ideas diferentes, con sentires diferentes, a las que les ha tocado coexistir en un mismo espacio y tiempo. En estos espacios no se deberían anular las diferencias ni invisibilizarse el conflicto sino que se apostaría por el trabajo colectivo y la búsqueda de acuerdos contingentes sobre asuntos de interés público que nos permitieran vivir juntos aceptándonos y enriqueciéndonos, experimentar sin temor o sanción si nos equivocamos,  fortalecer el cemento social que nos mantiene unidos y a re-descubrir nuestra interdependencia como individuos.


    Cecilia Güemes

    @CeciliaGuemes |  https://uc3m.academia.edu/CeciliaGuemes
    Profesora en la Universidad Carlos III de Madrid, Presidenta de Grupo de Investigación en Gobierno, Administración y Políticas Publicas (GIGAPP). Líneas de trabajo: confianza, instituciones y políticas públicas en Iberoamérica.

    • Laboratorio para fomentar la participación ciudadana en el diseño de políticas públicas. El LAAAB es una herramienta de innovación democrática y un espacio de encuentro entre la administración y la sociedad civil, un lugar donde cooperar, reflexionar y experimentar junt=s sobre los desafíos comunes.

    • Mostrar comentarios (0)

    Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comentario

    • Nombre

    • Email

    • Sitio web

    Ads

    Puede que también te interese

    Elena Bernia | Escuela de participación

    ESCUELA DE PARTICIPACIÓN: Actividades y tareas realizadas por el alumnado del curso de la ...