Desde el LAAAB impulsamos una COMUNIDAD DE INNOVACIÓN ABIERTA para crear una red en torno al ecosistema de participación de Aragón; todo ello con el objetivo de transformar la dirección de participación en un laboratorio de políticas públicas, que active procesos de cambio y apertura en la institución.

    A quien se une a esta Comunidad le hacemos 3 preguntas (nada fáciles, todo hay que decirlo) y que ¡¡os apetecerá leer!!…


    Enrique Cebrian Zazurca

    1. ¿Qué papel debe tener la participación ciudadana en un contexto de posverdad y crisis de legitimidades?

    El papel de la participación ciudadana tiene como objetivo hacer realidad de una manera exigente el artículo primero de la Constitución, que afirma que España se constituye en un Estado democrático.
    Reforzar y dotar de contenidos cada vez más amplios a los derechos de participación contribuye sin duda a la posibilidad de existencia de ciudadanos más activos e interesados, más atentos por tanto a detectar y denunciar las posverdades actuales, asistidos por las herramientas de la racionalidad democrática. El ejercicio de esos mismos derechos participativos, considerados de un modo amplio, y en un diálogo permanente con las instituciones de democracia representativa, puede contribuir a corregir y superar la crisis política de nuestro tiempo.

    1. ¿La participación y la transparencia son un fin o un medio? ¿Hay espacio entre la plena participación directa y la tecnocracia?

    Participación y transparencia son a la vez fin en sí mismas y medio para el logro de otros objetivos. Debemos acostumbrarnos a entender que la existencia de instrumentos para ejercer una participación profunda debe ser considerada como un derecho, igual que las demandas de transparencia. Sin embargo, no cabe duda de que también son cauces a través de los cuales lograr un más correcto funcionamiento del sistema institucional entendido globalmente.
    En mi opinión, existe por supuesto un amplísimo espacio entre la plena participación directa y la tecnocracia. No creo, por otra parte, que ambos conceptos representen los extremos de un espacio común, porque la tecnocracia directamente queda fuera del campo democrático. Como ha escrito Habermas, “en la democracia los expertos no pueden tener ningún privilegio político”. Excluida la tecnocracia como vertiente de la democracia, opino que existe un amplio espacio en el que pueden y deben convivir distintas formas participativas y que hacia allí debe caminarse

    1. ¿Cómo debe funcionar un laboratorio ciudadano de innovación democrática? ¿Cuáles deberían ser sus principales funciones? ¿Y en el ámbito regional?

    Creo que la labor de un laboratorio ciudadano de innovación democrática debe centrarse en la investigación, el estudio, el diseño y la evaluación de fórmulas de participación adaptadas a la ciudadanía del siglo XXI. El ámbito autonómico, por su magnitud, puede ser un campo de experimentación privilegiado. No olvidemos que, en España, es en los niveles autonómico y municipal en los que los avances en participación e innovación están teniendo un recorrido mayor.


    Enrique Cebrian Zazurca

    @enriquecebrianz
    Profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Zaragoza.
    Director de la Cátedra de Participación e Innovación Democrática (Universidad y Ayuntamiento de Zaragoza).

    • Laboratorio para fomentar la participación ciudadana en el diseño de políticas públicas. El LAAAB es una herramienta de innovación democrática y un espacio de encuentro entre la administración y la sociedad civil, un lugar donde cooperar, reflexionar y experimentar junt=s sobre los desafíos comunes.

    • Mostrar comentarios (0)

    Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comentario

    • Nombre

    • Email

    • Sitio web

    Ads

    Puede que también te interese

    La ciudad como wikipedia

    Post de Manu Fernández, incluido en la cadena de artículos que forman parte del ...