ESCUELA DE PARTICIPACIÓN:
    Actividades y tareas realizadas por el alumnado del curso de la Universidad de Zaragoza, coorganizado con el Gobierno de Aragón: Certificación de Extensión Universitaria en Técnicas de participación ciudadana.


    Breve crónica de la clase de MARCOS GARCÍA, director de MediaLab Prado, del 1/3/2018:

    Por Isabel Cebrián

     

    En el mundo de la tecnología, de las prisas, de los resultados inmediatos, llega Marcos García, director de Medialab Prado, y nos cuenta su experiencia de los laboratorios ciudadanos en el ámbito de la participación ciudadana, y nos inunda de su calma y su pensamiento emocional.

    Es necesario parar un momento para pensar de qué estamos hablando.  Se nos olvida a veces, a mí al menos, que el centro de la participación ciudadana son las personas.  Y a su vez, también olvidamos que éstas son un conjunto de emociones, diferentes y variadas, y eso es lo que les (nos) mueve.

    Marcos nos recordó la necesidad de la diversidad en la participación, la necesidad de la experimentación de las personas en lo presencial y la necesidad de la permeabilidad entre grupos para conseguir enriquecer las conclusiones, para llegar a un punto común donde los ciudadanos dan, pero también reciben.

    Y ahí es donde llega lo nuevo.  La participación ha de permitir que los ciudadanos disfruten, la participación debe contemplar el placer ciudadano, donde sintiéndose libre, da lo mejor de sí mismo, y mezclado con las ideas diferentes de otros, consiguen un resultado que satisface a todos.

    Aunque siempre llega el “pero”.  Toda esta idea de la emoción entra en conflicto con la parte más terrenal, más administrativa o de gestión.  Ésa que se necesita para canalizar las aportaciones libres de los ciudadanos, ese tiempo, esos plazos, esos mentores responsables, esas pautas (pocas, pero existen), que dirigen hacia el éxito y la eficacia de la participación ciudadana.

    Me quedo con que la participación ciudadana incluye la emoción, la complementariedad de la gestión y la diversidad de las personas.

    Y no sólo nos lo dijo Marcos, que nos recordó que Aristóteles ya señaló en su día: «una ciudad está compuesta por diferentes clases de hombres; gentes similares no pueden dar existencia a una ciudad”.

     

    Isabel Cebrián

    Tags:

    • ESCUELA DE PARTICIPACIÓN: Actividades y tareas realizadas por el alumnado del curso de la Universidad de Zaragoza, coorganizado con el Gobierno de Aragón: Certificación de Extensión Universitaria en Técnicas de participación ciudadana.

    • Mostrar comentarios (0)

    Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comentario

    • Nombre

    • Email

    • Sitio web

    Ads

    Puede que también te interese

    Gestión participativa y decisiones públicas

        Los procesos de decisiones públicas se basan en ideas, suposiciones y restricciones. ...

    ODS: Una campaña global para mejorar el planeta

    ¿Cómo explicarías qué son los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)? ¿Qué acciones podrías tomar ...