Desde el LAAAB impulsamos una COMUNIDAD DE INNOVACIÓN ABIERTA para crear una red en torno al ecosistema de participación de Aragón; todo ello con el objetivo de transformar la dirección de participación en un laboratorio de políticas públicas, que active procesos de cambio y apertura en la institución.

    A quien se une a esta Comunidad le hacemos 3 preguntas (nada fáciles, todo hay que decirlo) y que ¡¡os apetecerá leer!!…


    Paola Fatás Fernández

    1. ¿Qué papel debe tener la participación ciudadana en un contexto de posverdad y crisis de legitimidades?

    La participación ciudadana debería permitir a la sociedad sensible formarse e informarse en profundidad en temas que le afecten y, si lo desea, trabajar para mejorar esos aspectos. Para luchar contra la posverdad, el camino es la información y la transparencia, y las acciones encaminadas a trabajar junto con la sociedad (personas, asociaciones, empresas, colectivos…) con objetivos compartidos.

    1. ¿La participación y la transparencia son un fin o un medio? ¿Hay espacio entre la plena participación directa y la tecnocracia?

    La participación ciudadana es un medio para hacer a la sociedad partícipe de la realidad, lo que permite conseguir varios fines como son: una sociedad formada e informada, una sociedad empoderada y proactiva, y una sociedad más responsable y solidaria. La transparencia es un medio para dar esa información, permitiendo, además, mostrar coherencia y generar confianza.

    Hay que diferenciar los problemas técnicos de los problemas complejos, aunque hay que comunicar y formar a la sociedad sobre las soluciones técnicas que le interesan, para que éstas sean entendidas y aceptadas. Por ejemplo, hay mucho conocimiento técnico sobre los ríos y su comportamiento y se sabe que la mejor solución para evitar desastres es permitir que el río se expanda en caso de riada. Sin embargo, la sociedad pide diques y dragados, y los dirigentes aceptan esas propuestas, aún en contra del conocimiento ciéntifico. La participación es un medio muy potente para formar a la sociedad y, en este caso, esta participación se traduciría en acciones de ciencia ciudadana.

    Además, es importante que las personas que quieran participar con gran dedicación, puedan hacerlo, al igual que lo es visibilizar el trabajo realizado e informar del proceso con los medios que le sean más accesibles, a todas aquellas personas que no deseen participar. Igualmente, hay que facilitar a cada cual participar en la medida que lo desee, estableciéndose diferentes niveles de intervención en función del compromiso y el grado de conocimiento en la materia demostrado.

    1. ¿Cómo debe funcionar un laboratorio ciudadano de innovación democrática? ¿Cuáles deberían ser sus principales funciones? ¿Y en el ámbito regional?

    Un laboratorio ciudadano debería facilitar la realización de experimentos o acciones concretas para conseguir objetivos concretos en contextos en los que la sociedad participa de decisiones o trabajos tradicionalmente realizados por profesionales políticos o funcionarios en temas de inerés. Se deben facilitar iniciativas que traspasen las fronteras clásicas de lo público y lo social, buscando, tras la fase de experimentación, un aprendizaje y una segunda iteración del experimento o acción, y así sucesivamente. Planear-hacer-aprender.

    La función principal sería la de posibilitar espacios (físicos y estructurales), estructura (de personas y comunicación) y facilitación (de un fin, unas responsabilidades y unos derechos) a los grupos interesados en participar en el gobierno de los temas de su interés.

    En el ámbito regional, debe decidirse los ámbitos en los que se va a permitir participar, involucrando siempre las voces de todas las partes con intereses no políticos. La parte política debería decidir hasta que punto puede permitir la participación, pero una vez definidos los límites, no debería intervenir en ninguna de las fases del proceso.


    Paola Fatás Fernández

    @paolafatas | https://www.linkedin.com/in/paolafatas
    Scientific thinker PhD. Doer. En beta permanente. Impulsando cultura de innovación y el desarrollo de nuevos productos. Acelerándolo todo para hacer que las cosas pasen. A hombros de gigantes. ​

    • Laboratorio para fomentar la participación ciudadana en el diseño de políticas públicas. El LAAAB es una herramienta de innovación democrática y un espacio de encuentro entre la administración y la sociedad civil, un lugar donde cooperar, reflexionar y experimentar junt=s sobre los desafíos comunes.

    • Mostrar comentarios (0)

    Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comentario

    • Nombre

    • Email

    • Sitio web

    Ads

    Puede que también te interese