Mauro Gil-Fournier abre con este artículo el Tema-LAAAB ‘Cartografiar lo imposible’.

     

    Comenzamos en este tema ‘Cartografiar lo imposible’ una conversación abierta para continuar, expandir y aumentar los propósitos y alcances de nuestras prácticas cartográficas, mapeadoras y colaborativas.
    El resurgir de la cartografía como elemento estético, decorativo y gráfico no viene solo, sino acompañado de prácticas innovadoras que han estado por lo menos estos últimos 15 años, ahondando en nuevas fuentes de verificación y visualización de nuestras sociedades tecnológicas.

    Hoy, habitamos unas prácticas dopadas por datos e información de variabilidad constante y permanentemente expuesta. En nuestro trabajo, en nuestra casa, en nuestra intimidad. Desde múltiples actores: empresas, tecnologías y herramientas, se nos muestra la evolución de datos y más datos en formatos como tablas, diagramas, visual design o cartografías. Aún hoy, nos sorprende que Google, nos muestre en un mapa, los lugares donde hemos estados, haciendo qué y a qué hora. Google cartografía nuestro día a día y posee por lo tanto patrones de nuestro comportamiento. Google ha realizado una acumulación de nuestra vida, al igual que otras plataformas, empresas y el propio estado.

    Dada esta situación. ¿Qué sentido tiene continuar cartografiando? ¿Qué necesitamos saber y conocer que no sepamos ya? ¿Qué herramientas y tecnologías nos hacen falta para cartografiar? Lo que resulta apasionante de estas preguntas es cómo y a qué prestamos atención hoy en día y qué procesos detona y genera. Ese es el propósito de los textos que comentaremos en este tema del LAAAB: Cartografiar lo imposible.

    1956.Illinois. EEUU

    En nuestra propia experiencia, mapear o cartografiar iniciativas ciudadanas, procesos urbanos, contextos territoriales o relaciones digitales ha sido generar siempre un comienzo propio y común, apropiado y situado. Una manera de aprender haciendo con otros y poder detonar los primeros estados. Lo que podemos denominar como detonar y visualizar un territorio lleno de burbujas urbanas, aquellas comunidades que se unen por una necesidad particular, más o menos duraderas. Todas esos procesos que parecen invisibles ojos de la institución, pero nunca lo son.

    Los mapeos, han ha permitido y permiten, que se den procesos de trabajo compartidos. Procesos y proyectos que se dan cuando estas burbujas se reconocen, comparten sus conocimientos y se ponen manos a la obra. Así han surgido cantidad de procesos urbanos que son hoy referencias en las ciudades. Pero los mapeos se componen de tecnologías e infraestructuras, de mediaciones, de lugares y territorios, de desarrollo de software y de herramientas teóricas. Varias guías, nos han explicado un ¿Cómo hacer? Como la de iconoclasistas o la que hicimos junto a Antonio La Fuente.

    2016 Guadalajara. Mx

    Así que en esta conversación queremos mirar hacia los procesos que las cartografías han generado. Cuáles son las concatenaciones de un planteamiento colectivo y de mapeo que ha llevado a otro estado las circustancias, argumentos, o a las personas participantes. Nos interesa en este blog, que procesos, comunidades, relaciones, etc.. se han detonado de alguna manera a tráves de colaborar en la realización de un determinado proceso de cartografías. Los autores/as invitados deben tirar del hilo, y relatarnos desde aquel primer día que comenzaron un proceso determinado de mapeo, ¿A dónde lo han llevado? ¿Qué alcances a tenido? ¿qué proceso concreto ha detonado? ¿Quién ha participado y quien no lo ha hecho? ¿Por qué han continuado, o porque lo han dejado? y ¿cómo lo han hecho para implicar, incluir, sumar otros actores en el proceso? Hablaremos entonces de cartografíar entidades de difusa materialidad, o muy pequeñas a una escala global. Mapear los procesos emergentes y aún por consolidar, lo que tiene que ver con cartografiar el cambio y las transiciones urbanas, cartografiar un tiempo pequeño y muy preciso.

    La idea principal de cartografiar para comenzar con algo nuevo. Estos son algunos de los retos a los que nuestros escritores del Tema-LAAAB ‘Cartografiar lo imposible’ se han enfrentado en algún momento de sus procesos. La cartografia como la performatividad para comenzar o para trazar un cambio en la continuidad e inercia de un proceso. Cartografiar para colectivizar un saber, conocimientos y sus relaciones. Mapear para conocer y explorar, como se ha hecho siempre. Cartografiar para materializar o digitalizar lo imposible.

    Tags:

    • Vivero de Iniciativas Ciudadanas (VIC) @mgilfour | www.viveroiniciativasciudadanas.net

    • Mostrar comentarios (0)

    Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comentario

    • Nombre

    • Email

    • Sitio web

    Ads

    Puede que también te interese

    Repolitizar lo cotidiano: cuerpos diverso-funcionales en los transfeminismos

    Artículo de Laura Moya Santander incluido en el Tema-LAAAB ‘Repolitizar lo cotidiano’ capitaneado por ...

    Living Labs como espacios para la gobernanza participativa

      Los laboratorios de innovación pública como instrumentos híbridos para transformar la administración pública ...

    LAAAB, en una sola palabra

    En la presentación del LAAAB (Laboratorio de Aragón Gobierno Abierto) hicimos una pregunta a ...