Juan David Gómez Quintero | COMUNIDAD DE INNOVACIÓN ABIERTA



    Desde el LAAAB impulsamos una COMUNIDAD DE INNOVACIÓN ABIERTA para crear una red en torno al ecosistema de participación de Aragón; todo ello con el objetivo de transformar la dirección de participación en un laboratorio de políticas públicas, que active procesos de cambio y apertura en la institución.

    A quien se une a esta Comunidad le hacemos 3 preguntas (nada fáciles, todo hay que decirlo) y que ¡¡os apetecerá leer!!…


    Juan David Gómez Quintero

     

    1. ¿Qué papel debe tener la participación ciudadana en un contexto de posverdad y crisis de legitimidades?

    La participación ciudadana es multiforme, intermitente y, a veces, imprevisible; esto se traduce en que los mecanismos empleados por los ciudadanos para expresar su pertenencia a la sociedad pueden recurrir a expresiones instituidas (formas de participación recogidas en la Constitución y en la legislación vigente), instituyentes (formas espontáneas, informales o emergentes) y mixtas. Así mismo, las formas de participación varían según las dinámicas de satisfacción – insatisfacción, atención – indiferencia de la ciudadanía con la Política, las políticas y los políticos. El papel de la participación ciudadana no puede consistir en compensar la frágil legitimidad institucional actual. Cuanto más pretenda dirigirse, formalizarse y canalizarse, más fuerza perderá. Su papel es expresar la existencia de un «nosotros que está aquí». Por otra parte, la posverdad es un neologismo mediático que ya fue documentado años atrás cuando Baudrillard habló de cultura y simulacro. La actual cultura del simulacro estriba sobre la amplificación exponencial de los rumores, la necesidad de creer en determinadas ideas que proveen una supuesta seguridad axiológica e identitaria (a pesar de las evidencias empíricas contrarias) y la sobre excitación emocional que encubre la escasez de argumentos racionales.

     

    2. ¿La participación y la transparencia son un fin o un medio? ¿Hay espacio entre la plena participación directa y la tecnocracia?

    La participación y la transparencia nunca pueden ser un fin en sí mismos, deben estar al servicio de la convivencia democrática, la cohesión social y el bienestar general. Hay espacio entre la participación directa y la participación mediatizada por dispositivos tecnológicos. Debemos promover la coexistencia legítima de las distintas formas de participación democrática; los mecanismos que enfatizan el uso tecnológico en exceso excluyen a grupos sociales que padecen la brecha digital. La tecnocracia es el poder de la técnica y debemos evitar las nuevas formas de elitismos cognitivos y tecnológicos.

     

    3. ¿Cómo debe funcionar un laboratorio ciudadano de innovación democrática? ¿Cuáles deberían ser sus principales funciones? ¿Y en el ámbito regional?

    Debe funcionar escuchando las distintas expresiones de los diversos grupos de interés y sectores con especiales dificultades en el disfrute pleno de sus derechos. La democracia no solo se asienta en la voluntad de las mayorías, sino en el especial cuidado de las minorías y la población más vulnerable. Es prioritario identificar las fuentes del malestar ciudadano, atendiendo los problemas cotidianos y facilitando la comunicación entre la ciudadanía y las instituciones a distintos niveles. En ocasiones se privilegia la voz de la ciudadanía organizada (asociaciones, fundaciones, ONG,… es decir, organizaciones estatutarias) y se descuida a la ciudadanía no organizada. La sociedad civil es mucho mas que la suma de entidades sociales. Un laboratorio ciudadano debe promover el diálogo de saberes. Saberes expertos y saberes populares, una interacción fluida entre técnicos de la Administración, políticos y vecinos. Sus funciones deben ir dirigidas a la construcción de la inteligencia colectiva, con apertura a la escucha y con alta disposición a preservar lo que funciona y a cambiar lo que no. La innovación se trivializa y se “ritualiza” cuando no está al servicio de la convivencia ciudadana, el bienestar colectivo y la calidad democrática.

     


    Juan David Gómez Quintero

    @juandagoqui | Universidad de Zaragoza
    Sociólogo, profesor de Trabajo Social en Unizar, investigador de GESES, interesado en la construcción de la convivencia y la lucha contra distintas formas de discriminación.

     

    • Laboratorio para fomentar la participación ciudadana en el diseño de políticas públicas. El LAAAB es una herramienta de innovación democrática y un espacio de encuentro entre la administración y la sociedad civil, un lugar donde cooperar, reflexionar y experimentar junt=s sobre los desafíos comunes.

    • Mostrar comentarios (0)

    Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comentario

    • Nombre

    • Email

    • Sitio web

    Ads

    Puede que también te interese