Una radio para educar, servir y cambiar el mundo

    Artículo de Beatriz Lucas incluido en el Tema-LAAAB ‘Educación expandida, aprender participando’. capitaneado por Pedro Jiménez | ZEMOS98

     

    “Hoy es un buen día para cambiar el mundo”. Lucas, de 7 años, arrancó una mañana el desayuno con ese mensaje. Aquella frase dio lugar a todo tipo de explicaciones perentorias de sus padres: “Mamá cambia el mundo así, papá lo hace asá… y tú también puedes hacerlo, pero ¿de dónde te has sacado eso, Lucas?”.

    Y esa anécdota, cuyo final descubrirás al final del texto, nos ayuda a ilustrar el trabajo que realiza el equipo educativo de M21, la Emisora Escuela del Ayuntamiento de Madrid. Cuando el equipo de Manuela Carmena se propuso relanzar la emisora de radio municipal en 2017, y convertirla en un proyecto de fomento del empleo, información servicio y difusión de los contenidos culturales de la ciudad, una de las claves iba en su nombre.

    Ése “escuela” incorporado en el apellido de M21 imprime carácter porque la radio era en realidad una excusa educativa: para formar a estudiantes universitarios o técnicos, para reincorporar al mundo laboral a parados de larga duración, personas en riesgo de exclusión o a jóvenes tras pasar largos periodos en desempleo. Se trataba de un proyecto cultural pero también eminentemente social. Y como tal la educación debería ser una parte importante entre los contenidos de la emisora. Por ello el impulsor de la radio y director del momento, Jacobo Rivero, decidió dedicarle una hora diaria de la parrilla a los contenidos educativos una decisión que hoy arrastra una comunidad de más de 40.000 oyentes.

    Tras un largo proceso de selección, Paz López, y yo, Beatriz Lucas, recibimos el encargo de completar esa hora diaria con los contenidos educativos y que fueran un servicio público y lo logramos con la ayuda del colaborador José María Jiménez. El reto que nos planteamos que nuestro espacio sirviera como altavoz de la buena tarea que se realizaba en los centros e instituciones educativas de la ciudad. Queríamos empoderar a esos profesionales que a veces trabajan tan solos y que están transformando el mundo con mucho trabajo muy poco reconocido. Y nos proponíamos tejer redes educativas y ser una guía de innovación educativa y social para toda la tribu, que es al final quien tiene la tarea de construir los ciudadanos de mañana.

    CERO EN CONDUCTA
    Así nació el programa Cero en Conducta, nuestro buque insignia. Empezó a emitirse en febrero de 2017, los lunes, miércoles y viernes de 18 a 19 en el 88.6 de FM y en streaming en www.m21radio.es. El nombre es una declaración de principios. Se inspira en la película de Jean Vigo Cero en Conducta, en la que un grupo de alumnos de un estricto internado en París, en los años 30, se rebelan contra el sistema y defienden su derecho a jugar y a ser educados como niños. Este proyecto, cuyo lema reza “para aprender a aprender”, buscaba servir a todos los agentes de la comunidad educativa: familias, docentes, educadores, centros educativos y a los propios estudiantes. Todos tienen voz en nuestro programa y todos salen empoderados tras su paso por la emisora al ver cómo su labor es reconocida, puesta como ejemplo. M21 sirve como altavoz de sus proyectos, les da ideas y referencias para seguir investigando y les ayuda a tejer redes.

    Nos gusta soñar con que nuestros más de 200 podcast temáticos de estos dos años nos sobrevivirán y quedarán como una fonoteca de la innovación educativa y transformadora que está revolucionando el panorama educativo en este principio del siglo XXI. En los que hemos abordado temas como la educación igualitaria, la educación sexual, el teatro o la música como herramientas educativas de transformación social, la gamificación, el Aprendizaje y Servicio, las Comunidades de Aprendizaje, las Escuelas Libres, Disciplina Positiva, el Homeschooling o la educación especial integradora, entre otros.

    CULTURA Y EDUCACIÓN EMOCIONAL
    Pero además de ser altavoz y faro, Cero en Conducta apuesta firmemente por la cultura y la educación emocional. Por ello los libros y el cine tienen un espacio protagonista en nuestro programa. El cine, de la mano del equipo de programadores y educadores de Filmoteca Española y de Cineteca de Madrid. Los libros, con las recomendaciones de los responsables de Literatil.com, la web de reseñas literarias liderada por docentes. Y los Educacuentos, que locutamos, editamos y archivamos con mimo para engrosar el escaso universo de los audiolibros en español de calidad.

    Y la educación emocional de la mano de Elena Domínguez, la psicóloga experta del equipo Actúa que además de sus Pistas para Educadores Despistados, con consejos a familias de cómo gestionar emocionalmente la educación de sus hijos, el Consultorio de Educación emocional o el primer curso radiofónico de Educación Emocional. Educación Emocional en las Ondas, cuyas píldoras ya se utilizan en cientos de colegios madrileños para trabajar con la educación emocional entre sus alumnos y docentes.

    ALUMNOS RADIOACTIVOS

    En septiembre de 2017 dimos un paso más. Madrid como ciudad amiga de la infancia, está comprometida con dotar de espacios públicos y de expresión a la infancia y la juventud. Además, una de las recomendaciones de la UNESCO para una alfabetización mediática adecuada era que las administraciones promuevan el uso de la radio como herramienta pedagógica. Y la radio pública para responder a este doble compromiso creó Alumnos Radioactivos (https://www.m21radio.es/programas/alumnos-radioactivos), un programa hecho por y para los estudiantes en el que podrían compartir sus inquietudes, gustos, propuestas, e ideas para cambiar el mundo.

    Dado que el equipo de M21 lo integramos dos personas contratadas y un colaborador además de los alumnos y becarios que cambian cada 3 o 6 meses, para poder llevar a cabo este proyecto optamos por desarrollar unos materiales que permitieran a los docentes trabajar con autonomía usando la radio como herramienta pedagógica, motivar a los chavales para trabajar en un proyecto que verían concluído y emitido en la radio pública.

    También ayuda a las familias a redescubrir sus centros educativos ya que al escuchar el programa en el que van a salir sus hijos conocen los proyectos que se desarrollan en los colegios e institutos y que muchas veces les son ajenos. Además, las familias se implican también en los programas que hacen desde las escuelas lo que ha producido en algunos casos un acercamiento al proyecto educativo de forma indirecta.

    Los materiales desarrollados por Beatriz Lucas, José María Jiménez y Paz López, consisten en un Manual de Cole Reporteros –algo así como un mini libro on line de periodismo para principiantes–, un manual de instrucciones donde explica paso a paso cómo construir su programa de radio de una hora de duración y una serie de posibles secciones o ejercicios pedagógicos entre las que los profesores deberían escoger para completar los cinco bloques temáticos de Alumnos RadioActivos (Mi cole, mi barrio, mi mundo, somos creativos, rincón científico y rincón cultureta). Permite trabajar competencias lectoras, trabajo en equipo, competencia oral, competencia investigadora, el aprender a aprender… Convirtiéndose en un proyecto muy completo que además es muy flexible.

    Permite trabajar además de las competencias, la autoestima, la creatividad con secciones como la máquina del tiempo o la entrevista imposible, o valores ciudadanos, el poder transformador que tienen en sí mismos y el sentido crítico como la sección de si yo fuera alcaldesa o mi Madrid soñado.

    Y este curso este proyecto ha dado una vuelta de tuerca más al introducir un estudio móvil y ambulante. Se trata del RadioBus de M21, un estudio de radio instalado con la financiación de EduCaixa en un autobús cedido por la EMT con el que recorremos los centros educativos de la ciudad para llevar a radio a todos los rincones.

    AUTOESTIMA Y RECONOCIMIENTO
    Para los estudiantes es un chute de autoestima y reconocimiento. Que permite vivir momentos mágicos como aquel programa en el que Florin hablaba por primera vez en público, que fue la primera vez que decía una frase del tirón en castellano…Sin quitarse su flamante abrigo amarillo, aquel aspirante a jardinero del UFIL Puerta Bonita tomó aire y sonrió nervioso. Con la cabeza gacha, mirando a la mesa, lo lanzó: “Escuchad la música de Anuel y empezad a ser reales”. No dijo más, pero su sonrisa y sus ojos lo decían todo. Meses después nos emocionamos con Edwin cuando nos recomendó el libro que le había regalado su papá antes de marcharse, y rapeamos con estudiantes del Brot y nos reímos con los amores de los estudiantes del Vallecas Magerit. Cientos de historias genial protagonizadas por el medio centenar de centros educativos que han pasado por nuestros programas y los casi 2.000 estudiantes radioactivos con los que hemos contado hasta ahora.

    Y además de los centros educativos hemos abierto nuestros micros a más de 15 entidades como Cruz Roja, Save The Children, Secretariado Gitano o Asión, entre otras que ya han incorporado a sus proyectos este germen RadioActivo, que además ya comienza a dar sus frutos: más de una decena de los colegios que han pasado por nuestros programas (uno de cada cuatro) ha creado su propia radio escolar.

    En el colegio Fontarrón de Moratalaz, el Núñez de Arenas de Vallecas, el Rufino Blanco de Chamberí o Los Álamos, entre otros, ya están habilitando un espacio para que la RadioActividad no se quede sólo en un programa de una hora y sea parte de su día a día. Algo que dota aún más de sentido al trabajo que hacemos y que funciona: el 100% de los centros participantes quiere repetir una experiencia que a los docentes les permite trabajar todas las competencias del currículo educativo y usar la radio para transformar su escuela y convertirla en más innovadora, estimulante y motivadora.

    FAMILIAS Y SINDICATOS DE TODOS LOS COLORES TAMBIÉN TIENEN SU ESPACIO
    Y también en septiembre de 2017 pusimos en marcha un espacio para la actualidad educativa para estar al día de las últimas novedades educativas con la ayuda de las familias (FAPA Giner de los Ríos) y todos los sindicatos con representación en la mesa sectorial de educación que se van turnando en nuestro programa.

    ESCUELA EN EL ADN
    Pero M21 no es una radio convencional, sino una Emisora Escuela, en la que la formación y la enseñanza está en nuestro ADN. Y de ello pueden hablar los 233 profesionales del periodismo y las ondas que han pasado por nuestros programas formativos para estudiantes y profesionales. 93 venían de las universidades madrileñas y de los ciclos formativos de FP; 59 eran parados del programa de Garantía Juvenil y de larga duración a quienes se les ha reinsertado en la vida profesional de nuevo y 81 procedían de los cursos de la Agencia para el Empleo de Alameda de Osuna. Todos ellos dotan cada día de sentido a este proyecto que es ya casi una institución educativa más en la ciudad que se va expandiendo más allá de los estudios de M21.

    Porque también en el ámbito universitario nuestros programas se han convertido en tan solo dos años en un referente del trabajo de las instituciones para promover un cambio social. Y por eso estuvimos en el Congreso Internacional de la Universidad Camilo José Cela Transforming Society and Culture Through Education, o nos invitaron desde la Universidad de Auschwitz, en Polonia, a exponer nuestros proyectos el pasado mes de julio y fuimos pioneros en Madrid al sumarnos a la semana de la alfabetización mediática de la UNESCO.

    NUEVOS RETOS. APRENDIZAJE SERVICIO INTERGENERACIONAL
    Y con la energía renovada que nos ha dado nuestro radiobus estamos lanzando con el Ayuntamiento un nuevo reto educativo más. Se trata de RadioActivos Tercera Generación, un proyecto de Aprendizaje Servicio en el que ponemos a trabajar juntos a mayores de la tercera edad con chavales de instituto para que juntos construyan programas de radio que emitiremos luego en M21. Contaremos para ello con el amparo de la alcaldía y de la Universidad Carlos III donde los alumnos de radio actuarán como tutores del proyecto supervisado por M21.

    Así que arranca una nueva etapa que estará de nuevo repleta de aventuras radiofónicas en las que la voz de los estudiantes, maestras y familias será de nuevo nuestro principal motor. Seguiremos escuchando lo que les gusta, les preocupa y lo que quieren cambiar. Porque ellos también tienen algo que decir. Nos lo demuestran cada día, con su lucidez, su ilusión, su sentido común y su creatividad. Y convierten cada emisión en una nueva oportunidad para cambiar el mundo. Como la que tuvimos aquella tarde en la que los chicos del UFIL Puerta Bonita quisieron contarnos sus sueños. Y Mamadou Moussa cantó en francés, porque aún no hablaba bien español, y Tressor sacó su guión arrugado que había escrito a boli en el metro como un anexo. “Ahora que el mundo me escucha quiero contar que en Libia, hoy, venden a mis hermanos como esclavos”. Él lo había visto, camino de España, huyendo de la guerra. Cuando se sentó en un estudio de radio por primera vez en la vida se sintió poderoso. Creyó que con su voz podía ayudarles. Y lo contó con aplomo. Porque sintió que aquella era su oportunidad para mejorar el mundo.

    Y habíamos comenzado el texto con un niño de 7 años proponiendo que aquel era un buen día para cambiar el mundo.”¿Pero de dónde te has sacado eso Lucas?”. Con cara sorprendia confesó: “Mamá pero si es lo que pone en la taza del desayuno”.

     

    Beatriz Lucas

    • Experta en Radio Educativa y coordinadora de programas educativos de M21. MADRID. y presentadora de Cero en Conducta. Profesora en la Universidad Carlos III de Madrid.

    • Mostrar comentarios (0)

    Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comentario

    • Nombre

    • Email

    • Sitio web

    Ads

    Puede que también te interese

    Pau Mari Klose | Escuela de participación

    ESCUELA DE PARTICIPACIÓN: Actividades y tareas realizadas por el alumnado del curso de la ...

    Pau Mari Klose | Escuela de participación

    ESCUELA DE PARTICIPACIÓN: Actividades y tareas realizadas por el alumnado del curso de la ...