El equipo de trabajo del Observatorio de la desigualdad en Aragón (OBDEAR) ha seleccionado una serie de artículos destacados sobre “salud” publicados en diversos medios de comunicación durante el año 2018, sobre los que ha realizado una reelaboración con un lenguaje sencillo y claro. Este bloque temático forma parte del tema «Píldoras de desigualdad y política social», uno de los temas abiertos por el blog LAAAB.

    Las desigualdades económicas marcan el nivel de supervivencia de los pacientes de cáncer

    Existen importantes desigualdades en la lucha contra el cáncer a nivel mundial.

    Según el mayor estudio realizado hasta la fecha por la Organización Mundial de la Salud sobre la supervivencia del cáncer en todo el mundo, con datos de 37,5 millones de pacientes en 71 países, solo los pacientes y países ricos se están beneficiando de los progresos sanitarios y científicos que se han alcanzado en este campo, con diferencias alarmantes entre las posibilidades de diagnostico y tratamiento de los afectados.

    Así, por ejemplo, la supervivencia a los cinco años de un cáncer de mama es del 90% en Estados Unidos, frente al 66% de India; en Finlandia, más del 95% de los niños diagnosticados con leucemia linfoblástica aguda siguen vivos a los cinco años, en Ecuador, solo el 49,8%.

    En España, los tipos de cáncer con tasas más altas de curación se mantienen estables (como los de mama, próstata o melanoma), mientras que en otros (como los de colon y los tumores cerebrales) se detecta una mejora sustancial en la supervivencia.

    Artículo completo en: https://www.eldiario.es

    Las autonomías gastan 5.700 millones al año en derivar pacientes a hospitales privados

    La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) alerta de la alarmante caída en el presupuesto público sanitario desde hace diez años, con la consiguiente pérdida de calidad que han experimentado los servicios públicos a causa de los recortes emprendidos durante la crisis económica empezada en 2008.

    Según el último estudio de FADSP, titulado Los servicios sanitarios de las comunidades autónomas, los gobiernos autonómicos gastan cada año alrededor de 5.700 millones de euros en sufragar convenios y conciertos asistenciales con los hospitales privados a los que derivan pacientes por no poder atenderlos.

    En el estudio se evidencian también los costes en salud a cargo de cada ciudadano con respecto, por ejemplo, al repago de fármacos, a los seguros privados de salud, si lo tiene o al coste de las consultas médicas u hospitalarias ajenas al sistema público: esos costes rondan los 400 euros anuales por habitante en toda España, con mínimos en Castilla La Mancha (332 euros por persona y año) y máximos en Aragón y el País Vasco, con 491 y 513 euros anuales, respectivamente, por habitante.

    Artículo completo en: https://www.publico.es

    Diferencia entre 2009 y 2017 del gasto sanitario en sanidad por comunidad autónoma

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Los efectos de la desigualdad: depresión, ansiedad y narcisimo
    En su conferencia invitada en el VII Congreso nacional de la Red Española de Política Social, que se ha celebrado en el Caixa Forum de Zaragoza a principios de octubre, el célebre académico británico Richard Wilkinson analizó con detalle el coste humano y social de la desigualdad en Europa.

    Durante su intervención, este experto en epidemiologia social aportó numerosas evidencias empíricas para demostrar que en las sociedades menos igualitarias los ciudadanos gozan de peor salud, experimentan mayores niveles de violencia y tienen menos esperanza de vida, entre otros indicadores negativos.

    Indagando la cuestión más en profundidad, Wilkinson señaló que la desigualdad social influye también en los estados depresivos y de ansiedad de una capa creciente de la población en países a capitalismo avanzados.

    El mayor estado de ansiedad y estrés afecta a todos los grupos de ingresos, porque “todos se preocupan más por cómo son vistos y juzgados por los demás”, sostiene; mientras que, como consecuencia de este estado de ánimo generalizado, “se observan un repunte del consumo de alcohol y un aumento del número de suicidios que pueden considerarse como señales elocuentes de una latente infelicidad y desesperación”.

    Artículo completo en: https://www.heraldo.es

    • El OBDEAR tiene como fin proporcionar herramientas para enriquecer la reflexión sobre la desigualdad en el contexto de la sociedad aragonesa, dotarla de la información necesaria para comprender cómo ha cambiado la crisis los escenarios de la desigualdad, qué horizontes tenemos y cómo podemos incidir en la situación para acomodar la realidad a parámetros democráticamente deseables a través de la acción pública. Se concibe como un primer paso para que Aragón pueda dotarse de herramientas adecuadas para generar indicadores estables de desigualdad que faciliten un análisis informado y nutran el debate social.

    • Mostrar comentarios (0)

    Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

    Comentario

    • Nombre

    • Email

    • Sitio web

    Ads

    Puede que también te interese

    Ana Isabel Beltrán | Escuela de participación

    ESCUELA DE PARTICIPACIÓN: Actividades y tareas realizadas por el alumnado del curso de la ...

    Administración abierta: ahora o nunca

      “La mayor parte de nuestros conceptos, instituciones y procesos de decisión no estaban ...