Curiosidad y constancia, valores esenciales para comunicar bien los proyectos de la SIA

De los restos del naufragio, del fracaso y el error, concatenados de cuando en cuando con éxitos y triunfos, estuvimos conversando en el LAAAB con Laura Sipán.

“Soy Laura y vengo a hablar de mis fracasos”. Así se presentó la última inspiradora que recibimos en la III edición de la Social Impact Academy en la que fue la décima sesión, previa a la presentación de los proyectos en su sesión de cierre. Sipán es directora de cine, fotógrafa y guionista, especializada en documentales de enfoque social, y fue la encargada de ponerle el punto final a la ​fase #comunica.

Sipán encarnó en la SIA el rol de comunicador/a, dentro del modelo HIP, que se relaciona con el storytelling o el relato, las habilidades comerciales, la empatía… Este perfil proyecta conversaciones con el exterior, ampliando la constelación hacia fuera, tejiendo alianzas, captando la energía del entorno y descodificando los mensajes en dos direcciones. En el caso de Laura, el principal canal para contar sus historias son los medios audiovisuales, pero también podemos pensar en las redes sociales, podcast, eventos, congresos o el activismo como vías para comunicar.

El impulso esencial en cualquier proyecto, en palabras de la guionista y fotógrafa, se nutre de dos dinamos: la curiosidad y la constancia. Citando al músico Kiki Valera, Laura defendió que “la vida es una película que filmamos al caminar”. “Cada proyecto nuevo que se abre es como una ventana al mundo; me permite conectar con realidades que yo desconozco completamente”, explicó la creadora.

“Investigo previamente, llego, trato de escuchar, observar, comprender y conectar para poder contarlo”, detallaba Sipán. Su trabajo, decía, le ha llevado a “situaciones muy diversas, muy bonitas; otras muy duras, muchas que me han dejado cicatrices -creo que todas para bien-; que me han emocionado, que me han hecho reír, que me han hecho llorar, que me han hecho sentirme importante cuando he podido presentarlas al público”, rememoraba.

La cineasta desgranó así su biografía y trayectoria profesional ante la atenta mirada de los chicos y chicas de la SIA, que viajaron de su mano de su sueño adolescente como parte de la ruta Quétzal a las avideces de la industria audiovisual; de los rodajes en el desierto a la quietud de su hogar en Sodeto; de los desencuentros profesionales a las alfombras rojas de las galas de premios… Sipán mostró además fragmentos de algunos de sus trabajos audiovisuales y respondió con generosidad a todas las cuestiones que le plantearon los participantes.

Emprender y saber contarlo

Tras la conversación con Sipán, llegó el momento de poner a prueba la capacidad de redactar y elaborar un mensaje que impactase e incluyese la propuesta de valor de cada uno de los componentes de la 3ª promoción de la SIA: ¿podrían contarlo todo bien y en menos de 3 minutos?

A través de varias dinámicas identificamos las ideas clave para explicar cómo y por qué impacta cada uno de los proyectos SIA en la sociedad; su propósito, su ikigai. Trabajamos en las presentaciones que verán la luz al final de la edición y que debían cumplir con dos requisitos: ser concisas y breves y responder de forma muy clara qué problema aborda cada idea y a quién se lo soluciona.

Se comunica pensando en las necesidades del otro: se cuenta lo que interesa, necesita o espera el nuestro público, y se hace de la manera que —se cree— que será más fácil y sencillo de entender para ellos. Puede parecer un detalle sin importancia decidir centrar el mensaje en el receptor, pero estamos ante un giro radical: les pedimos a nuestros SIA que pasasen del «qué quiero transmitir» a la hora de estructurar sus presentaciones al «qué deben entender» quienes les iban a escuchar.

Bastan tres segundos para captar la atención de alguien, pero si queremos contar bien nuestro proyecto, producto o servicio tendremos que cautivar a quienes nos escuchan; transmitirles la misma pasión que tenemos nosotros por esa idea. Con esta meta como brújula concluimos la última sesión de trabajo en la SIA: el 11 de mayo, con la presentación pública y la puesta de largo de los proyectos, comprobaremos si todos los consejos y estrategias de comunicación compartidas dejaron poso en el alumnado de la Social Impact Academy.

  • Laboratorio para fomentar la participación ciudadana en el diseño de políticas públicas. El LAAAB es una herramienta de innovación democrática y un espacio de encuentro entre la administración y la sociedad civil, un lugar donde cooperar, reflexionar y experimentar junt=s sobre los desafíos comunes.

  • Mostrar comentarios (0)

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

  • Nombre

  • Email

  • Sitio web

Ads

Puede que también te interese